+

Lo último en FOL

SITUACIÓN EMPRESARIAL Y PARA AUTÓNOMOS CON LAS MEDIDAS DEL ESTADO DE ALARMA:

 

Saber cómo afrontar el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social en los próximos meses no es cosa fácil para neófitos en Derecho. El Real Decreto Ley 11/2020 del pasado 31 de marzo ha abierto la puerta para que cualquier autónomo o empresa -sin importar tamaño, facturación o número de empleados- puedan diferir los pagos de los próximos cuatro meses (de abril a julio) con una cadencia de seis meses.

Es decir, los pagos del mes de abril no se deberán abonar hasta septiembre y así sucesivamente, sin importar si el negocio está muy afectado a poco afectado por el coronavirus. No obstante, estas medidas que buscan generar liquidez en empresas y autónomos, se aplicarán de forma distinta según tres principios:

Con ayudas o sin ayudas

Para empezar, la posibilidad de diferir los pagos varía entre las empresas y profesionales por cuenta propia que se acojan a las ayudas extraordinarias que se han ido aprobando con motivo del COVID-19 y aquellos que no han tenido este privilegio. Es decir, el trato será diferente para las empresas con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) y para los autónomos con la prestación extraordinaria por cese de actividad. Y los que no.

Grados de diferimiento de la cuota

Una segunda distinción, de importancia considerable, son los distintos grados de diferimiento de los pagos en las cotizaciones que el Gobierno ha puesto a disposición de empresas y autónomos, con tres efectos diferentes, según explica Sagrario Verdejo, abogada de Bufete Prolegue:

Exención: no se tiene que pagar la cuota, cuyo abono lo asume el Estado por lo que no se pierden derechos futuros.

Aplazamiento: Una ampliación del plazo para el pago, con un fraccionamiento en una división temporal del ingreso de la deuda, teniéndose que realizar cada pago parcial en las próximos seis meses. En el caso de la Seguridad Social está regulado en el artículo 23 de la Ley General de la Seguridad Social.

Moratoria: Plazo que suspende las acciones judiciales contra aquellos deudores que la ley otorga cuando las circunstancias generales (como el caso del coronavirus) hacen difícil o imposible el pago.

 

En la actual situación, la diferencia entre el segundo y el tercero radica en el coste que supone cada uno. El aplazamiento conlleva unos intereses que el Gobierno ha fijado en el 0,5%, frente al usual -interés de demora que se encuentre vigente cada momento durante la duración del aplazamiento- que actualmente ronda entre el 3%-3,75%. Además, el aplazamiento supone que el pago se irá repartiendo durante los próximos seis meses, un sexto de la cuota cada mes.

Sin embargo, en la moratoria, por su carácter de excepcionalidad, no se cobrará ningún interés y se abonará en un solo pago a seis meses vencidos. Pero, precisamente por tener estas condiciones tan ventajosas, no estará abierta indiscriminadamente. El RDL determina que la Seguridad Social establecerá a través de una Orden Ministerial las condiciones que deben cumplir, empresas y autónomos, para tener derecho a la moratoria.

Aquellas empresas y autónomos que no puedan acogerse a la moratoria podrán pedir aplazamientos

Pueden ser criterios sectoriales o geográficos o de cualquier otra índole que se fijarán en función de cómo se vaya produciendo la salida de las condiciones extraordinarias fijadas por el Gobierno. De hecho, el primer diferimiento del pago de las cotizaciones por moratoria no se producirá hasta mayo, por lo que el Ministerio tiene tiempo para ajustar las condiciones exigidas a la evolución de la epidemia y las medidas de confinamiento y movilidad.

Pero, especialmente importante, aquellas empresas y autónomos que no puedan acogerse a la moratoria podrán pedir aplazamientos, aunque con las condiciones arriba expuestas de tipo de interés (0,5%) y fraccionamiento de la devolución.

Diferencia entre devengo y cobro

Un tercer elemento que viene a complicar la gestión de las medidas de apoyo que la Seguridad Social ha aprobado el último día del mes de marzo es la diferencia entre los periodos de devengo y de pago en empresas y autónomos. En el caso de los primeros, el último día hábil de cada mes se cobra el mes anterior. Así, el 31 de marzo, el mes devengado no es marzo, sino febrero. Sin embargo, en el caso de los autónomos el 31 de marzo se abonó, como mes devengado, ese mismo marzo.

Esto genera complicaciones a la hora de gestionar las medidas de diferimiento del abono de las cotizaciones, ya sean por aplazamientos o moratoria. Así, los plazos establecidos para empresas y autónomos en el RDL varían generando cierta confusión. Pero la realidad es que la Seguridad ha establecido un acompasamiento entre los meses con derecho a aplazamiento y con derecho a moratoria, para que queden todos cubiertos, con la única excepción de marzo en el caso de los autónomos sin derecho a prestación extraordinaria, que no recuperarán las cuotas abonadas.

En cualquier caso, todos aquellas empresas o autónomos que aspiren, bien a un aplazamiento, o bien a una moratoria cuando se conozcan los requisitos que permitan solicitarla, deberán presentar la solicitud antes del día 10 de cada mes.

A cada cual lo suyo

Partiendo de estos tres principios, el RDL establece los siguientes derechos:

Exoneración de las cuotas

Solo tendrán derecho los autónomos que hayan podido acceder a la prestación extraordinaria (su negocio ha cerrado por efecto del estado de alarma o su facturación ha caído por debajo del 75%) y las empresas que se hayan acogido a un Erte, cuyos trabajadores recibirán del Estado el sueldo y también las cuotas a la Seguridad Social.

Así, las empresas acogidas a los expedientes disfrutarán de la exención de las cuotas, en el caso de marzo, desde el día que presentaron el Erte hasta el día 31 y todo el mes de abril. Estas empresas no tendrán problemas con la gestión, pues el pago de las cotizaciones de sus trabajadores del mes de marzo se producirá el 30 de abril.

Para los autónomos, los beneficiarios de la prestación estarán exentos de las cuotas entre el 14 (día en que entró en vigor el estado de alarma) y el 31 de marzo y el mes de abril al completo. Para este colectivo, la gestión se ha complicado pues la Seguridad Social ha pasado al cobro el mes de marzo el pasado 31 y la mayoría lo ha abonado. Este problema se ha debido, bien a que no ha llegado la resolución de la autoridad laboral autorizando el Erte, bien a que no le ha dado tiempo a la Tesorería a parar el cobro.

Carácter retroactivo. En estos casos, a todos aquellos autónomos que se les haya cobrado y tengan derecho a la prestación, la Seguridad Social lo devolverá de oficio según vayan comunicando las Mutuas colaboradoras el derecho a la ayuda extraordinaria. Pero sólo se les devolverá la cotización correspondiente del 14 al 31 de marzo, y ellos deberán abonar entre el día 1 y 13. Aquellos profesionales que han optado por no abonar el mes, que deben ser muchos, la Seguridad Social ha establecido la posibilidad de que ingresen la parte que les corresponde sin recargo.

 

Aplazamiento de las cuotas

En el caso de las empresas con un Erte, tendrán derecho a solicitar el aplazamiento un tipo de interés del 0,5%, para los meses de mayo y junio, pues abril están exoneradas. Para las que no se hayan acogido a un expediente, podrán solicitar el aplazamiento de la cotización del 14 al 31 de marzo, que se abona el 30 de abril, y para los meses de abril (se paga en mayo) y mayo (se abona en junio).

Para los autónomos, aquellos que hayan sido beneficiarios de la prestación, podrán pedir aplazamiento para las cuotas de mayo y junio, y para los que no, la posibilidad del aplazamiento se abre para los meses de abril, mayo y junio.

Moratoria de las cuotas

Este derecho queda en suspenso hasta conocer los requisitos que se exigirán tanto a empresas como autónomos para poder acogerse. Lo que sí se sabe son los meses a los que se podrá aplicar la moratoria. Para empezar, hay que matizar que no tendrán derecho ni los autónomos que se estén beneficiando de la prestación extraordinaria y de la exoneración de las cuotas, ni las empresas que estén en expediente de regulación temporal, según desvelan fuentes del Ministerio de Seguridad Social a elEconomista.

Centrándonos, pues, en las empresas que no tengan Erte y que cumplan con los requisitos que imponga el Gobierno, podrán solicitar la moratoria del pago de las cuotas de abril, mayo y junio para devolverlas a los seis meses en cada caso. En los autónomos, se podrá aplicar a las cuotas de mayo, junio y julio.

 

ÚLTIMAS MEDIDAS ADOPTADAS EN ESPAÑA POR LA CRISIS CORONAVIRUS

 

1. Alquileres

Se suspenden los desahucios sin alternativa habitacional. Además, se aprueba una prórroga extraordinaria de 6 meses de los contratos de alquiler de vivienda habitual para evitar subidas abusivas aprovechando el Covid-19. Quien caiga en situación de vulnerabilidad puede acogerse a un microcrédito que dará el estado a tipo 0 de interés, a devolver en 6 años ampliable a 10. Las condiciones de vulnerabilidad “son amplias y no restrictivas” pues puede acogerse gente que esté en ERTE, gente con reducciones de jornada, etc. Si después de la crisis se mantiene la vulnerabilidad, el Estado pagará el alquiler (la deuda). La línea de ayudas públicas contempla ayudas de hasta 900 euros al mes y 200 euros para gastos de suministros o mantenimiento, con un importe total de hasta 600 millones de euros. Por otro lado, los grandes tenedores de vivienda o realizan una quita del 50ap% o bien reestructuración de la deuda en 3 años. Y en cualquier caso estas personas también pueden acogerse a las líneas de ayuda públicas.

2. Prohibición de cortes de suministros

MÁS NOTICIASEmpresas vitales de sectores críticos podrían caer en manos extranjeras


Prestación mínima de 440 euros para los parados sin otras ayudas y un subsidio para las empleadas del hogar


Prohibida la publicidad del juego online durante el estado de alarma salvo de madrugada

Mientras esté en vigor el estado de alarma, no podrá cortarse el suministro energético de ningún tipo, ni el agua en la vivienda habitual. También se amplía el bono social para que las personas que han quedado en situación de vulnerabilidad puedan acogerse a él, se aplica una moratoria en el pago de suministros para autónomos y pymes y estos podrán adaptar sus contratos a sus nuevas realidades de consumo, sin penalización.

3. Subsidio empleadas del hogar

Se crea un subsidio por desempleo temporal que pueden solicitar si se quedan en el paro o si ven reducidas sus horas de trabajo. Es compatible con el mantenimiento de una parte de la actividad laboral.

4. Ampliación moratoria de hipotecas

Se amplía la moratoria de pago de hipotecas también para locales y oficinas de autónomos y se simplifican los criterios de vulnerabilidad para que no den lugar a interpretaciones que limiten derechos, tal y como reclamaban organizaciones de consumidores.

5. Moratoria impositiva para los autónomos

El Gobierno otorga una moratoria a empresas y a los trabajadores por cuenta propia de hasta seis meses sin intereses para afrontar sus pagos a la Seguridad Social bajo las condiciones que establezca el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Esta moratoria incluye las cotizaciones de abril a junio en Régimen General y no se aplica a las empresas que tengan exenciones por haberse acogido a ERTEs ni en periodos de ingresos ya finalizados. Los aplazamientos para deudas con la Seguridad Social cuyo plazo de pago esté comprendido entre abril y junio, podrán solicitarlos las empresas y autónomos incluidos en cualquier régimen siempre que no tengan otro aplazamiento en vigor.

6. Subsidio extraordinario por desempleo

Se amplía la cobertura para proteger nuevas situaciones de trabajadores y trabajadoras afectados por la crisis sanitaria. Se cubre en este caso a los trabajadores temporales cuyo contrato llegó a su fin tras la declaración del estado de alarma. Para ello, se establece un subsidio de desempleo excepcional, sin requisito de carencia, para estos trabajadores temporales que no tengan la cotización necesaria para acceder a otra prestación o subsidio. Dispondrán de una ayuda que equivaldrá al 80% del IPREM, unos 440 euros al mes.

7. Prohibición de la publicidad del juego online

Se prolongará mientras dure el estado de alarma para evitar que las casas de apuestas hagan negocio con “la preocupación y la ansiedad de la gente”.

8. Protección de los consumidores

Moratoria de pago de créditos al consumo para personas en vulnerabilidad económica durante tres mes ampliables. En caso de viajes combinados cancelados, posibilidad de un bono para ser utilizado en un año por el consumidor. Si no se utiliza, devolución de lo pagado.

9. Planes de pensiones

Los partícipes de planes de pensiones podrán recuperar de forma parcial el dinero aportado para su jubilación si le fuera necesario por culpa de la pérdida de empleo, cierre de negocios, cese de actividad o por necesidades económicas derivadas de la pandemia. Este nuevo real decreto ha establecido un plazo de seis meses, con carácter retroactivo desde el pasado 14 de marzo, para que aquellos que necesiten recuperar parte de estos ahorros lo puedan hacer de “manera excepcional” y con todos sus “derechos consolidados”. Son tres los supuestos por los que se podrá acceder a este dinero: por encontrarse en situación de desempleo; para empresarios de pymes que hayan tenido que cerrar sus negocios o hayan acreditado el cese de actividad y para autónomos que hayan cesado en su actividad por esta crisis y estén dados de alta en su régimen correspondiente.

 

 

LA LOCURA DEL REGISTRO DE HORAS:

 

La obligatoriedad del registro de la jornada laboral: una potencial fuente de litigios en materia laboral

 

Los litigios en materia laboral no paran de crecer y medidas como la obligatoriedad de implantar el registro horas hacen presuponer un incremento de los juicios en materia laboral.

Desde la implantación de la obligación de registrar la jornada laboral, los bufetes especializados en derecho del trabajo y los asesores laborales han tenido que emplearse a fondo para dar respuesta a las consultas de los empresarios sobre esta nueva obligación en materia laboral.

Aunque en el corto plazo no deberían existir demasiados pleitos, principalmente por dos motivos:

  • Los inspectores de trabajo para asegurarse de que se están realizando horas extras y no se producen compensaciones de jornadas más largas con otras más cortas o con días de descanso, necesitan analizar un amplio periodo de tiempo, ya que la empresa podría  compensarlas con tiempo de descanso dentro de los cuatro meses siguientes a su realización (art. 35 del ET).
  • La compensación de las diferencias, por exceso o por defecto, entre la jornada realizada y la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo legal o pactada será exigible según lo acordado en convenio colectivo o, a falta de previsión al respecto, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores. En defecto de pacto, las diferencias derivadas de la distribución irregular de la jornada deberán quedar compensadas en el plazo de doce meses desde que se produzcan (art. 34 del ET).

Sin embargo, no conviene confiarse ya que esta es una reivindicación que ha costado mucho conseguir a la inspección de trabajo, teniendo incluso que modificarse el TRET  con las que cumplir con sus funciones de inspección, por lo que será habitual que pidan los registros de las jornadas en las empresas que visiten y que impongan sanciones si consideran que se están realizando horas extraordinarias que no están siendo compensadas, ni pagadas, ni cotizadas.

En lo relativo al registro obligatorio de la jornada laboral hay 7 problemáticas que pueden surgir.

Convivencia en el mercado de trabajo de distintos horarios de distinta naturaleza

Nos podemos encontrar con horarios fijos o flexibles, o incluso con horarios libres, un caso muy común en el trabajo a distancia en el que se paga por trabajo realizado y no por horas de trabajo.

Diferente distribución de la jornada

No son pocas las empresas que tienen una jornada continua de menos horas en verano, que se compensa con jornadas partidas más largas el resto de meses.

Comienzo en el centro de trabajo y finalización fuera o empezar fuera y acabar en la empresa

Un empleado que tiene que hacer gestiones fuera de la oficina, puede acabar su jornada fuera de la empresa. Por otra parte, un comercial puede empezar fuera de la empresa y tener que acabar su jornada en las instalaciones de la empresa.

Trabajo efectivo o presencia en la empresa

Se puede dar el caso de empleados que permanezcan en la empresa pero no estén trabajando, al estar esperando el comienzo de su jornada o la salida de otros compañeros, para, por ejemplo, volver juntos al domicilio particular.

Dificultad de control de los trabajadores sujetos a movilidad

Si bien este tipo de trabajadores deberán registrar la jornada a través de dispositivos de movilidad, será difícil controlar si registran las entradas más tarde del inicio de su jornada o las salidas antes de hacer efectiva la finalización de la jornada.

Adaptaciones de la jornada por razones de conciliación de la vida familiar y laboral

Se puede dar el caso de que se dediquen menos horas en determinados momentos en los que el trabajador necesite conciliar la vida familiar con la profesional y se compensen en otros periodos al existir un acuerdo con la empresa.

Casuísticas especiales

Pueden darse causas de fuerza mayor en las que sea necesaria la realización de horas extraordinarias, o periodos de guardia prolongados que se compensen con mayores periodos de descanso, etc.

Por lo tanto, la implementación de esta medida requerirá analizar qué formulas son las que se aplican en cada empresa y a cada trabajador, teniendo en cuenta el sector o actividad empresarial, ya que la obligación del registro de la jornada laboral no establece reglas especiales atendiendo a la multiplicidad de tipos de jornada o empresas existentes, sino que se impone uniformemente y sin excepciones.

Toda esta flexibilidad será sin duda alegada por las empresas a las que los inspectores quieran imponer sanciones por exceso de horas, y además las empresas que sufran una inspección y estén realizando horas extraordinarias podrán alegar que se compensarán en los meses siguientes, por lo que los periodos que se van a analizar por los inspectores de trabajo tendrán que ser lo suficientemente amplios para no dejar abierta la vía del litigio a las empresas a las que quieran sancionar por el incumplimiento de la normativa.

Sin embargo, a pesar de todas estas dificultades, los trabajadores pueden reclamar el importe de las horas realizadas con el límite de un año, debido a que las reclamaciones de cantidad en Derecho laboral tiene una prescripción anual, por lo que si en los registros de la jornada consta la realización de estas horas, la empresa tendrá difícil evitar el pago de las horas, su cotización y afrontar la multa pertinente.


José Ramón Fernández de la Cigoña Colaborador del CEF

 

El paro sube hasta el 14,7% y se destruyen 93.400 puestos en el primer trimestre de 2019 . (Leer más)

EL PARO SUBE HASTA EL 14,7% Y SE DESTRUYEN 93.400 PUESTOS

(Abril 2019)

 

El mercado de trabajo vuelve a temblar y con ello confirma la desaceleración del empleo que comenzó el pasado verano. La EPA del primer trimestre del año confirma que la economía española destruyó 93.400 empleos y que ha subido el paro en 49.900 elevando la tasa de paro hasta el 14,7% Estos números suponen un jarro de agua fría para la marcha de la economía, que pierde empleos en el sector privado (96.100 personas) frente al público, donde crece en 2.600 personas. evolución que ha mitigado la caída de la ocupación.

Una evolución que se predice con cierta facilitad en el mercado español es que entre enero y marzo se destruye empleo y sube el paro. Así ha sido en los últimos diez años y en 2019 se ha mantenido la tradición, con más intensidad teniendo en cuenta que la Semana Santa ha caído en abril en el calendario. De ahí se explica que la mayor destrucción de empleo se diera en los servicios, que pierde más de cien mil efectivos.

 

Fte: ABC.es

El Gobierno aprueba un paquete de MEDIDAS EN MATERIA DE PROTECCIÓN SOCIAL E INCENTIVOS al empleo. 8 marzo de 2019 

Nota de prensa

La conciliación de la vida laboral y familiar a través de la adaptación de la jornada: una herramienta para la igualdad de género y la productividad. (Artículo Sonia Morán Roa) 

Pincha aquí

BIENVENIDO AL FUTURO

Ejemplos de Curriculum Vitae

Enlace a WEB